Videntes buenas

Existen realmente las videntes buenas

videntes buenas
Cuando hablamos de videntes buenas nos referimos a dos cosas diferentes:

  • En primer lugar a aquellas profesionales que realmente tengan poderes para poder discernir algunos acontecimientos que todavía no hay ocurrido. También poseerán cierta sensibilidad con la que podrán experimentar cosas que la gente normal no pueda. Todas sus interpretaciones serán acertadas en su gran mayoría.
  • Algunas videntes utilizan sus poderes con las intenciones (lo que podemos llamar magia negra). Lo peor de todo es que esta magia es muy poderosa, por lo que conviene alejarse siempre de ella.

 

¿Cómo diferencias a las videntes buenas de las malas?

Si la vidente tiene muchos conocimientos, esto será prácticamente imposible ya que podrán disfrazarse como quieran. A pesar de que no tengas ningún tipo de conocimiento sobre el mundo esotérico, seguro que alguna vez te has dejado guiar por tus sensaciones. En algunos momentos es posible que hayas sentido algo tan fuerte que no te ha dejado actuar de otra manera.

Esas pequeñas vibraciones son las que realmente nos dicen si podemos o no confiar en la vidente o si realmente es tan buena como dice. La idea es que nos fijemos en cualquier detalle de su entorno, en su forma de hablar y en cómo va a hacer las cosas.

Si empezamos a sentirnos mal o a experimentar sensaciones nocivas, es importante que nos alejemos de ella cuanto antes.

Antes de meternos en lugares de los que no podamos salir, nosotros te recomendamos que siempre intentes encontrar servicios de videntes que nos recomienden amigos, familiares… en definitiva, gente conocida que ya los haya podido probar y que nos puedan decir si son o no de fiar.

No hay una forma efectiva de diferenciar a las videntes buenas de las malas, por lo que tendremos que tener los ojos bien abiertos.

Comentarios cerrados